domingo, 23 de agosto de 2009

Efectos de las trampas estadísticas


Siempre me ha parecido mal el ligero uso que se ha hecho de las estadísticas, especialmente en medios de comunicación, muchas veces por desconocimiento y otras muchas con ansias de manipulación.


Todo el mundo ha oido hablar de las trampas estadísticas, los sesgos o "bias" que se producen o se pueden producir siempre que se efectúa un estudio estadístico, pero no todo el mundo llega a comprender las consecuencias que puede llegar a tener.


Recientemente leí que la OMS (Organización Mundial de la Salud) estaba usando un patrón de crecimiento normal para todo el mundo con tablas de referencia realizadas por el NHS (National Health Service) de Estados Unidos, basadas en datos de población de un estatus social elevado, alimentados mayoritariamente con sucedáneos de leche materna y según patrones alimentarios del año 1975.


¿Qué significa esto? Básicamente que llegabas con tu bebé a las revisiones pediátricas y generalmente se encontraba en los percentiles más bajos.


¿Qué es esto de los percentiles? El pediatra como buenamente puede te explica que hasta el percentil 15 se encuentra el 15 por ciento de los niños con un peso igual o inferior al nuestro, y la misma explicación para el resto.


¿Qué conclusiones se sacan de esto? En algunos casos incentivados por el propio pediatra, en la mayoría de casos por la preocupación de los padres, la primera conclusión que se saca es que la leche materna no es suficiente para alimentar a nuestro hijo, lo que induce al uso de alimentación complementaria como los biberones hechos con sucedáneos (esta es una conclusión lógica que se ve respaldada por la correlación de diversas variables en la distribución de los niños que en la actualidad se alimentan con sucedáneos)


Esto es una trampa estadística. Estamos comparando el peso de nuestro hijo con una tabla sin saber las variables que configuran la distribución en dicha tabla, valores como el estatus social o la alimentación, como se indica al principio, así como la fecha en la que se confeccionó dicha tabla, o las adicciones maternas como el tabaquismo, entre otras muchas.


Es muy importante por tanto a la hora de usar estadísticas, y más aún a la hora de interpretarlas, conocer cómo han sido construidas, esto es, conocer variales como:



  • La población, el número total de elementos que conforman el estudio, en el caso que cito arriba, este número debería ser el número total de bebés en el momento del estudio.

  • La muestra, el subconjunto representativo de la población utilizado para hacer el estudio y a partir del cual las conclusiones se puedan generalizar a la población en su conjunto.



  • Como veis, lo anterior ya no se suele tener en cuenta cuando vemos una estadística del tipo "el 85% de los recién licenciados tardan menos de 1 año en encontrar un puesto de trabajo". Bien, cuántos recién licenciados salen por año (población) y cuántos han sido los preguntados o encuestados (muestra), sin contar atributos como la distribución por sexos, por carreras, por rangos de edades, por niveles sociales y económicos... tal y como se indica en el siguiente punto.



  • Atributos, o características que se van a tener en cuenta para realizar el estudio estadístico, o efectuar la estratificación, por ejemplo se suelen usar el sexo, la ubicación geográfica o el estatus social. En el caso que describimos es muy importante el tipo de alimentación (materna o sucedáneos) y la existencia o no de adicciones (tabaquismo, alcohol...)


  • Método de muestreo, cómo se obtiene la muestra a partir de la población. Este es el punto quizás más susceptible de manipulación, dónde el encargado de efectuar el estudio puede obtener la muestra de manera que favorezca a las conclusiones que desea obtener, y por ello es muy importante a la hora de interpretar una estadística que este punto esté bien definido y sea claro y coherente. Algunos ejemplos son el muestreo aleatorio simple, el estratificado, por conglomerados, sistemático, polietápico y el no probabilístico.



Al margen de ser más exhaustivo, con lo anterior vemos el ligero uso que venimos haciendo de las estadísticas en asuntos tan importantes como la salud de nuestros hijos, en este caso por desconocimiento, y nos muestra cómo un pequeño sesgo, en este caso, una mala muestra por no ser representativa, puede tener consecuencias varias como que se pase a una alimentación con sucedáneos en lugar de con leche materna.



¡¡OJO!! ESTA ES UNA CONCLUSIÓN ESTADÍSTICA QUE TIENE EN CUENTA UNAS VARIABLES PERO QUE PUEDE DEJAR DE TENER EN CUENTA OTRAS COMO POR EJEMPLO LA OCUPACIÓN DE LA MADRE O EL ESTRÉS FAMILIAR...¡NO USAR A LA LIGERA!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada